Teatro

El último encuentro

Dramaturgia: Sándor Márai

Dirección: Gabriela Izcovich

 

por Susana Weingast

Abril 2009

 

 

En el Teatro La Comedia de Buenos Aires, Argentina se representa El último encuentro bajo la dirección de Gabriela Izcovich, con dramaturgia del narrador, dramaturgo y periodista húngaro Sándor Márai, (1900-1989) con versión teatral de Christopher Hampton y  traducción de Soledad Lagos.

El gran protagonista Henrik, (Duilio Marzio) es un viejo general retirado, recluido en su mansión donde pasa sus últimos años de vida. Allí recibe la visita de un viejo amigo, a quien no ha visto en 42 años. El objeto de ese encuentro es develar el secreto que se interpone entre ellos.  

Konrad (Fernando Heredia es el amigo. El es el contraste, ha elegido una manera de vivir totalmente diferente, y  regresa después de tanto tiempo, han pasado cuarenta años sin verse. 

Como tercer personaje la fiel sirvienta de Henrik (Hilda Bernard) quien es la única que comprende la profundidad de este ansiado encuentro ya que es la criada que conoce exactamente la intimidad de esos seres.

Cada uno ha seguido su camino en la vida, tal como cada uno lo eligió. En su encuentro van surgiendo numerosas  reflexiones sobre la vida y en especial acerca  de "la verdad", en contraposición a la traición en esa amistad, temas que son abordados aquí de manera admirable.

Entre ellos se impone el recuerdo de una constante presencia femenina que se duplica: la de una esposa-amante ya fallecida. Todo se expone en escena y tanto el exacerbado discurso de uno como los elocuentes silencios del otro, amar, querer a un amigo, sentirse traicionado, no comprendido, con recuerdos contenidos y obsesivos, haciendo que en todo momento se espere un perdón y una reconciliación.    

La obra está ambientada en el imperio austro-húngaro, ya en decadencia, sucediéndose las descripciones del antiguo esplendor de la familia, de las cacerías, los bailes, el emperador, los menús y la colocación de los servicios de mesa, aunque el esplendor de esos años pasados ya no existe.

Muy buena versión teatral. Los hombres, ya mayores y cada uno a su manera, poseen una sabiduría particular. Magnífica la escenografía de Alicia Leloutre que completa el espacio con muy buena atmósfera clásica y de época, y la música original de Lucas Fridman; el vestuario a cargo de Lorena Díaz y la  iluminación de Magalí Acha.

Duilio Marzio, magistral en su monólogo, lleno de melancolía y belleza sobre la amistad y la lealtad, pero también sobre muchas otras cosas de la vida.

Tres grandes actores se desempeñan en este encuentro que es un alegato a favor de la amistad, una obra profunda y rica que nos habla de la nobleza, la verdad, el amor…un retrato de dos hombres que han vivido para llegar a este momento, para saber la verdad y conocer el secreto que se ha interpuesto en sus vidas.

Esta conmovedora pieza teatral tiene una gran virtud: es como si el tiempo nos diera una lección... El tiempo como desarrollo humano de esta existencial historia y el tiempo de perfeccionamiento artístico, ya que “El último encuentro” es un alegato a favor de la amistad, una obra profunda y rica que nos habla de la nobleza, la verdad, el amor… ©

Susana Weingast

swartex@gmail.com

info@artexpresion.com

*********  

Copyright© 2009 – El copyright pertenece a Susana Weingast. Todos los derechos reservados.

Permitida su reproducción parcial o total, sólo con el nombre de su autora y su correspondiente aviso a la misma    

Fotografía Cortesía: www.alternativateatral.com

 

*******

 

A MODO DE COMENTARIO

 

Sándor Károly Henrik Grosschmid de Mára

Sándor Márai - (1900-1989)


Nace en el año 1900, en Kassa, una pequeña ciudad húngara que hoy pertenece a Eslovaquia.
Pasa un corto período de exilio voluntario en Alemania y Francia durante el régimen de Horthy en los años veinte, Tildado de "burgués" por los comunistas, Márai abandonó definitivamente su país en 1948 y, tras una breve estancia en Rumania fue castigado a latigazos por sus ataques al gobierno izquierdista de la época en 1949, lo que lo marcó de por vida. Emigró a Estados Unidos.

La subsiguiente prohibición de su obra en Hungría hizo caer en el olvido a quien en ese momento estaba considerado uno de los escritores más importantes de la literatura centroeuropea. Así, habría que esperar varios decenios, hasta el ocaso del comunismo, para que este escritor fuese redescubierto en su país y en el mundo entero. Márai se quitó la vida en 1989 en San Diego, California, pocos meses antes de la caída del Muro de Berlín.

nació en Kassa, una pequeña localidad del antiguo Imperio austro-húngaro.

Se instaló en Leipzig para estudiar periodismo, carrera que abandonó. Durante su juventud viajó por Europa, sobre todo por Eslovaquia, y visitó París, la capital cultural de la época, donde convivió con algunos de los representantes más destacados de las vanguardias estéticas del momento.

Aunque Sándor Márai destacó sobre todo por su obra narrativa, también escribió poesía, teatro y ensayo, además de múltiples

 


 

 

 Index

 

Al indice Criticas y Comentarios

 

 

info@artexpresion.com