XXI Festival de Teatro Hispano de Miami 2006

 

Durante todo el mes de Junio de 2006 hemos asistido al XXI festival de teatro hispano, muy esperado por los latinos, y bilingües, ya que en Miami no es demasiado usual encontrar obras de teatro de compañías que vengan de otros países a mostrarnos su arte.

Una vez más bajo la tutela de Mario Ernesto Sánchez, con mucha capacidad y eficiencia y su grupo de colaboradores, logran poner en escena a todos estos representantes de grupos teatrales de países como Colombia, España, Estados Unidos, México, Paraguay y Venezuela  que enriquecen la cultura teatral hispana, ya que la mayoría vienen con temas diferentes y algunos con técnicas basadas más en el simbolismo que en la palabra misma, tal es el caso de Yuri Sam (Teatro Imaginario de Bilbao, España)

Los teatros en los que se representaron las obras son: Tower, The Miracle Theater (Coral Gables),  Recinto Interamérica  y Prometeo (ambos del Miami Dade College), Key Biscayne Community Center y Amaturo Theater (broward Center for the Performing Arts)

Como una pequeña reseña de las obras que he podido ver, tenemos:

"El hombre que vino del mar", escrita y dirigida por el cubano-americano Rolando Moreno. Esta obra, de excelente ambientación, y división del espacio escénico, nos muestra cómo su autor, basándose en un clásico de Tennessee Williams sobre el mito de Orfeo y Eurídice, lo traslada a la problemática  socio-económica del ambiente y la forma de ser del latino en Miami; haciendo hincapié en la nueva generación de cubanos, métodos de subsistencia, arrivismo y utilización de las personas que aceptan sus favores a sabiendas de lo efímero y peligroso. Una buena actuación de Zuli Montero, siempre tan segura en  escena como también Ana Viñas.  

El Teatro del Mentidero, trae desde Sevilla, España, la obra “Mi madre amadísima”, escrita y dirigida por Santiago Escalante, con una magnífica representación actoral de Ramán Rivero. El monologuista nos relata sus desventuras y miedos, pasando por una niñez y adolescencia de descubrimientos, la mayoría de edad y la adultez. Fuerte crítica social hacia una España costumbrista y tradicionalista, que hoy en día se perpetúan en algunos poblados pequeños; además nos muestra las leyes del hombre y de la iglesia acomodadas al mejor postor.  

El actor en un comienzo marca cierta inseguridad o falta de soltura, que mejora en el desarrollo e inserta al espectador en sus distintos estados de ánimo, pasando del llanto a la risa sin perder el sentido de la tragedia e incomprensión que tiene en su vida.

El Grupo Teatro La Máscara De Colombia, “Casa matriz”, de Diana Raznovich, con la dirección de Diego Vélez, una obra que indaga el vínculo familiar madre-hija, encarado de una manera muy moderna y activa: con una “madre sustituta”.

Quizás una de las mejores puestas en escena, con cambios no solo de ropaje ante el publico, sino de perfil psicológico en la personalidad de las actrices. Tema muy conocido, pero esta vez con una novedosa forma de reemplazar el vínculo materno carente en la vida de una mujer.

El grupo venezolano Actoral 80, presenta “El día que me quieras”, de José Ignacio Cabrujas, con la dirección de Juan Carlos Gené. Quizás fue ésta la obra que atrajo más público, ya que estuvo casi a teatro lleno, con una buena puesta en escena social de la época, pero una ambivalencia política, que sobresale mas allá de lo actoral. La caracterización de Carlos Gardel, si bien estuvo acertada en lo físico no así en su imitación verbal. Plagada de hermosas canciones fue grata de ver para los espectadores, no notándose los defectos internos de la actuación.

FTI, la Fábrica de Teatro Imaginario, de España, participa con “Yuri Sam”, de Jon Gerediaga y dirigida por Ander Lupus. Impactante, llena de mezcla y recursos del teatro de diferentes raíces, incorporando letras en lengua mapuche, logra impresionar al público por la calidad de la vocalización del actor, y de los diferentes recursos posturales y gestuales.

“Picasso 1937” , del grupo teatral Maskarada S.L, de Bilbao, España. Escrita y dirigida por Carlos Panera. Basada en la historia de la creación del Guernica incluye poemas de Federico García Lorca, Antonio Machado, César Vallejo y Miguel Hernández, que fue en realidad lo mejor de la puesta en escena. No llega a convencer por la frialdad en que trata la variación de épocas, en una dicotomía de tiempos, que el espectador no entiende.

Es una pena que haya sido elegida para cerrar este magnífico Festival de Teatro de Miami. (C)2006

También se presentaron:

"El cuento de René", de René Ariza, una colección de delirantes monólogos entretejidos con imágenes de las obras literarias y de la propia biografía del autor, René Ariza, bajo la dirección de Larry Villanueva,presentados por el grupo Prometeo.

Los niños de sal”  escrita y dirigida por Hernán Galindo, sobre el regreso de un hombre maduro a su origen y el viaje al interior del ser humano. Producciones Hernán Galindo, de México.

Ya sabemos que esta organización, con los respectivos traslados de indumentaria, adaptados a la puesta en escena local, en algunos casos nos ha dejado con expectativa de ver más, ya que nuestras ansias buscan más obras, y más actores, que vengan a actuar en español, y mostrarnos sus experiencias en otros países de las mismas obras que vemos aquí. La mayoría con pocos recursos económicos y grandes dificultades.  

Es muy interesante el ateneo al cual se asiste al terminar la obra con los actores, donde nos cuentan los pormenores y los entretelones de la cocina actoral, la elaboración de los personajes, o el estudio y adaptación del guión. El público podía preguntar lográndose un buen diálogo que daba mucha calidez al broche de terminación de cada interpretación.  

Poca asistencia en este festival de teatro hispano, quizás porque no se enteran, ya que no es algo usual, o quizás porque el precio de cada ticket es caro para el bolsillo del hombre medio de Miami para ver todo lo que había programado. También el horario de días de semana no era cómodo (muy tarde), siendo más concurridas las presentaciones de fines de semana.  

Igualmente se hace cada vez con más ganas de hacer y escuchar nuestra lengua materna, como una lengua que en nuestro corazón no puede morir, ya que la lengua es parte de nuestra cultura hispana.  

Hacer teatro no es fácil, es estar en el momento, con los recursos actorales, musicales, poéticos, y lumínicos,  una obra teatral, un buen elenco, una buena dirección, una buena producción, de forma tal que sea algo que  guste, satisfaga y retenga al espectador. A todo esto hay que sumar los inconvenientes y trabas que encuentran algunos actores para lograr una visa, que les permita entrar a los Estado Unidos de Norteamérica, tal como dice en el programa. No especificándose, de que países son.  

Quizás es un deseo o una quimera, pero Miami está capacitada para recibir compañías hispanas con obras de teatro, sólo las vemos en festivales, y no podemos ver todo en cuatro semanas. Quizás esa quimera pueda lograr que algún día vengan obras teatrales con mas asiduidad, y que sea durante todo el año, ya que el público se acostumbraría y la prensa responderá muy bien, como hasta ahora, a esta manifestación cultural. ©

Susana Weingast             Vilma Muises

 

Copyright© 2006 – El copyright pertenece a la Sra Susana Weingast y la Sra Vilma Muises.

Permitida su reproducción parcial o total, sólo con el nombre de su autora y su correspondiente aviso a la misma  

(C) Fotos cortesía Teatro Avante

 


 Index

 

A Indice de artículos

 

info@artexpresion.com