REGRESO A CASA

De Nelly Fernández Tiscornia – Teatro América, Miami - USA

por Vilma E. Muises

 

En el Teatro América se estrenó el jueves 15 de mayo, la obra  “Regreso a Casa” dirigida y adaptada por Eloy Ganuza. La producción general está bajo el mando del argentino Javier Faroni, muy reconocido en su país. Instalado en Miami, está cumpliendo la meta propuesta: promover en el público hispano la costumbre de “ir al teatro en español” según sus propias palabras.  

Regreso a Casa es una versión de la tan famosa obra argentina, escrita por Nelly Fernández Tiscornia, Made in Lanús (1986); llevada también al cine con el nombre de Made in Argentina.  

Ubicada en La Habana actual, dos parejas son los personajes: El Negro y la Yoly , que quedaron en el país; por otro lado, Osvaldo y Mabel (hermana del Negro) quienes emigraron para Filadelfia y regresan a visitar la familia después de 10 años.  

El ambiente nostálgico y de los recuerdos invade a cada uno de distinta forma. El Negro y Yoly se presentan alegres, dicharacheros, logran comicidad a pesar de vivir precariamente, el día a día, en una casa deteriorada por el tiempo y la falta de recursos.  

Los visitantes, Osvaldo y Mabel, se ven bien vestidos y con la calma de las personas sin apuros económicos. No obstante, los cuatro llevan su propia procesión. Hay momentos muy emotivos, donde cada uno de los personajes elabora su defensa ante la disyuntiva de dejar o no el país o si fue la mejor elección.  

Frente a un público en su mayoría de inmigrantes, es imposible evitar preguntarse ¿es correcto haber emigrado o tendrían que haberse quedado en el país que los vio nacer, peleando el día a día, hombro con hombro? Cada pueblo vive sus propias circunstancias, pero no se puede cerrar los ojos ante la realidad.

Esta obra es la identidad de cualquier nación que pase o haya pasado por gobiernos indignos o situaciones peligrosas que escapan al control de los dirigentes.  

Muy buena interpretación de Ana Lidia Méndez y Ernesto Tapia en los papeles de Yoly y El Negro, a pesar de estar algo sobreactuada la primera escena. El monólogo de Yoly a través de la actriz Ana Lidia Méndez, sacude y emociona; considero que es la parte más sobrecogedora de la obra. Tapia, como El Negro, logra comicidad en ciertos momentos y violencia en otros; da la imagen dual del que quiere un cambio y no puede romper con sus raíces.   

Susana Pérez nos sorprende con una Mabel aparentemente fría e indiferente que va creciendo con el desarrollo de la obra, mostrando al espectador sus verdaderos sentimientos; excelente actuación al igual que la de Gerardo Riverón como Osvaldo. Este multifacético actor, engrandece el personaje con su interpretación moderada pero fuerte a la vez y con firmeza en los momentos que se necesita.

El lenguaje utilizado por cada uno de los actores es el adecuado a las circunstancias y a su personalidad.  

La escenografía, a cargo de Michael Hernández, consta de un único ambiente deteriorado: la cocina y antecocina. Acertado y con muy buen efecto el uso de la iluminación a cargo de Angel Blanquez y Amaury. Las distintas escenas se separan petrificando con luz azul haciendo las veces de cámara lenta.  

El director, Eloy Ganuza, además de haber sido actor, cuenta con una amplia experiencia acumulada en los escenarios de Cuba y México, donde incluso dirigió telenovelas para Televisa y Televisión Azteca. .

Los fantasmas de aquello que no se olvida son los que revalorizan la identidad de un pueblo, impulsando el cambio sobre los escombros.  

Vilma E. Muises

vilmamuises@yahoo.com

 

Teatro America

2833 NW 7St. Miami , Fl. 33125.

 ***************************

Copyright 2008  - Vilma Muises - Reservados todos los derechos.  Permitida su reproducción total o parcial, sólo con el nombre de la autora y su correspondiente aviso a la misma.  

(C) Fotografías cortesía Teatro América


 

 Index

 

Al indice Criticas y Comentarios

 

info@artexpresion.com