Los Padres Terribles

de Jean Cocteau 

Por Susana Weingast

 

 

Con la dirección de Alejandra Ciulanti y traducción de  Ignacio Apolo, esta versión de “Los Padres Terribles”  de Jean Cocteau, se presenta en el Teatro El Cubo, en Buenos Aires en el  barrio porteño  del Abasto.  

En 1938 Jean Cocteau escribió Los Padres Terribles para su amante de entonces Jean Marais, durante una prolongada sesión de opio de ocho días.

El tratamiento irreverente de un tema taboo como el amor obsesivo entre una madre y su hijo, tomando las convenciones y cliches del vaudeville (infidelidad, adulterio, confusión de identidades) para crear una farsa feroz e hilarante, produjo la inmediata reacción del Consejo Municipal de París que procedió a cancelarla por inmoral inmediatamente después de su estreno, ese mismo año.
En 1995 la pieza pasó con rotundo éxito de público y crítica por los escenarios de Londres y Broadway, con un elenco integrado por Kathleen Turner, Eileen Atkins y un entonces desconocido Jude Law.
 

Los Padres Terribles es una comedia negra, salvaje e impredecible que retrata un mundo donde los adultos son como niños cometiendo terribles crímenes.

 La obra sacude, divierte, deleita y desorienta, contando la historia de una familia disfuncional que se retuerce en la agonía de la pasión orientada hacia las personas equivocadas.  

Ivonne, la madre,  ( Mirta Busnelli ) se siente joven con el amor de su hijo Nahuel (Pérez Biscayart), Georges es el padre y esposo  (Luís Machin), Leonie es su hermana y quien realmente lo amaba (Noemí Frenkel) es la tía, ahora convertida  en una amargada solterona  y  Madeleine, (María Alche) es la amante del padre y la mujer de quien Nahuel está enamorado.  

Cocteau planteó cada personaje desde lo grotesco; graciosos y burlones, pero tenebrosos; se manejan con la intriga, son obsesivos y  posesivos respecto de los demás. En el transcurso de la obra, todo se transforma en una amarga comedia negra de enredos, magníficamente dirigida e interpretada.  

En general todas las escenas están compuestas con maestría, la final en especial, ya que parece un  impecable cuadro,   cuidadosamente pintado y elaborado con el máximo de detallismo, como detenido en el tiempo.  

El desarrollo de la obra nos revela no solamente  una familia disfuncional, sino que los sucesos van más allá,  mostrándonos un mecanismo sórdido y lleno de  perversidad, plagado de situaciones extremas y patológicas.  

Muy buena la escenografía a cargo de Jorge Ferrari, quien ha aprovechado  al máximo los pasillos externos y del fondo del escenario. El vestuario, magnífico y adecuadamente adaptado a la época , diseñado por Andrea Mercado. La iluminación está a cargo  de  Eli Sirlin.

El trabajo realizado es excelente, se ha cuidado cada detalle, cada mirada, los movimientos no verbales llegan perfectos al espectador con sus movimientos posturales.

Por la manera de moverse, en ocasiones parece que los actores son muñecos de trapo, magníficamente expresivos y con gran plasticidad,  especialmente debemos señalar los personajes del padre y del hijo en quienes el lucimiento en lo no verbal es mayor.  

La obra y sus integrantes han recibido los siguientes premios:

PREMIOS CLARIN: Mejor obra circuito privado - Mejor actriz protagónica: Mirta Busnelli

PREMIOS ACE: Mejor comedia dramática - Mejor director de comedia dramática: Alejandra Ciurlanti - Mejor actor de comedia dramática: Luis Machin - Mejor actriz de reparto de comedia dramática: Noemí Frenkel.

Susana Weingast

sweingast@gmail.com

 *********

Copyright© 2008 – El copyright pertenece a Susana Weingast.Todos los derechos reservados.

Permitida su reproducción parcial o total, sólo con el nombre de su autora y su correspondiente aviso a la misma  

 

  Fotografias cortesía Teatro El Cubo

www.cuboabasto.com.ar

                     Prensa: Colombo Pashkus

**************


 

 

 Index

 

Al indice Criticas y Comentarios

 

info@artexpresion.com