Lo gestual en la Obra de Arte

 

 

El arte plantea, según Arnheim, tres puntos de vista: nos ubica en la historia de nuestra existencia, nos remonta a la historia de la humanidad y al mismo tiempo nos remonta a nuestra carga emotiva.

 

Cuanto más auténticamente un artista se explaya en su trabajo, sus lápices o pinceles, logran plasman con mas celeridad, y lo enfrentan a sus personales formas y colores.

 

Su visible mundo exterior al poder representarse, esta mostrando su mundo interior, lo que quiere ocultar pero al mismo tiempo mostrar.

El artista en su dualidad, paradójicamente es auténtico.

 

Si nos remontamos a la historia, Rembrandt con su virtuosismo, introduce en sus retratos por encargo, sombras de angustia en los rostros de los miembros de la alta burguesía holandesa, se puede llegar a suponer que esa sombra es propia del manejo de la obra de Rembrandt.

 

También en la  pintura de Goya,  pintor de la nobleza española, se observan algunos gestos de burla hacia los nobles, aunque ellos mismos eran  quienes encargaban los retratos.

La historia nos dice que largo tiempo después,  Goya caería en su época negra y luego seria desterrado.

 

En este siglo Francis Bacon en Inglaterra, hace obras absolutamente calmas en su fondo pero sus figuras y rostros (en especial los dientes) son deformaciones que duelen, que muestran la miseria y la enfermedad.

 

 

El saca su inspiración de fotografías de dentistas y fotos de deformaciones físicas. Por qué elige eso? Porque da sentido a su realidad.

 

Cada pintor,  en cada época, como puede, expresa desde lo íntimo de su ser lo que siente dejándonos entrever su  grito interior, haciendo que podamos reconocer  ese gesto tan particular que define su obra.©2000

 

 

Susana Weingast 

sweingast@gmail.com

 

 

 

 

Copyright 2000 - Susana Weingast - Todos los derechos reservados.

Permitida su reproducción parcial o total, sólo con el nombre de la autora y su correspondiente aviso a la misma.

 


Index

 

A lista de artículos